Nunca el tiempo es perdido