Avería y redención

 

Nunca des tus datos a la chica de la lavandería
aunque estés de paso te podría meter en problemas.
Nunca des tus datos a la chica de la lavandería
aunque te sientas solo en las afueras.

400 perros en la puerta de la comisaría
y lo más complicado fue encontrar una salida fácil.
Me bastó un vistazo para ver la botella vacía
y entonces supe que estaba fuera.

400 gramos de avería y redención,
400 gramos de insatisfacción.

Me pegué un disparo para ver que ya no me dolía
y acabé cruzando telegramas con Lucifer.
Aprendí las normas al segundo día
y entonces supe que no iba a ser tan fácil.

400 gramos de avería y redención,
400 gramos de insatisfacción.

Ya sé que te inventaste todo,
ya sé que lo intentaste todo,
y yo no.